Lealtades Invisibles Familiares

Lealtades Invisibles FamiliaresSe denomina Lealtades Invisibles Familiares a aquellas lealtades conscientes e inconscientes hacia un ancestro o familiar que nos impulsa a repetir unas conductas de un modo ciego, sobre el que no tenemos el menor control. El término Lealtad Invisible se debe al psiquiatra húngaro Ivan Boszormeny-Nagy quien, junto a Gerladine M. Spark, publicó el libro Lealtades invisibles. Boszormeny-Nagy, asegura que los trastornos, dolencias y problemas de las personas, provienen de un desequilibrio en el dar y recibir dentro del sistema familiar.

Da lo mismo si esa persona ha muerto hace mucho o poco tiempo, si sigue viva, si nos caía bien o mal, si fuimos afín o no, si tuvimos contacto o no, la lealtad a esa persona nos impulsa a repetir conductas que esa persona llevaba a cabo, o aún lleva a cabo (sí está viva) e incluso muy habitualmente nos hace repetir literalmente, su vida entera como si fuera una gran historia que se perpetúa.

Por ejemplo, una mujer fue infeliz en el amor y sus hijas repiten esa infelicidadLealtades Invisibles Familiares con recurrentes fracasos en su vida de pareja. El mensaje de la lealtad es el siguiente: si mi madre no fue feliz, nosotras no tenemos derecho a serlo. 

Un hombre muere prematuramente de manera brusca y alguien, quizá nosotros, sufrimos un accidente o fallecemos en el aniversario de su muerte décadas después (Síndrome de Aniversario).

Tu Inconsciente sabe

Inconsciente familiar: Término acuñado por Szondi para designar un sustrato de la psique, situado en un plano más profundo que el inconsciente personal, constituido por las experiencias de los antepasados de la persona «memoria familiar», que en forma de patrones de conducta, se esfuerzan por manifestarse, dirigir nuestro «destino» e influir en nuestras elecciones de enamoramiento, amistad y profesión, o incluso, generando un determinado síntoma, enfermedad o tipo de muerte.

Lealtades Invisibles FamiliaresNuestro inconsciente recuerda TODO, absolutamente TODO sobre el árbol familiar hasta la séptima generación, conoce la historia familiar, los secretos, las verdades, las mentiras, lo que ha sido ocultado por uno o varios miembros, lo que ignoraron, lo que se ha escondido u olvidado, lo que es evidente y lo que no lo es. Si hubo crímenes, suicidios, abandonos, infidelidades, traiciones, violaciones, muertes, accidentes, ruinas o graves atentados a la dignidad de los miembros de tu clan, tu inconsciente lo SABE.

¿Realmente piensas que todo lo que vives, sientes y experimentas es tuyo?

Muchas enfermedades son el resultado de un dolor familiar que hay que sanar y llevar a la luz. Una adicción al sexo puede ser la sobre-compensación de la represión sexual de alguno de tus padres o abuelos; una enfermedad crónica es, a menudo, el síntoma de un dolor emocional no expresado ni resuelto en alguna parte del árbol.

Porque, en el fondo, hay una gran lealtad, un gran amor ciego a aquellos queLealtades Invisibles Familiares nos trajeron al mundo, incluso aunque les odiemos, no nos hablemos con ellos o nuestra relación sea distante o inexistente. 

El que es declarado loco quizá es el más honesto, auténtico y valiente de todos los miembros de su clan, el más lúcido, el que se da cuenta de las cosas. De hecho es posible que enferme para intentar que los demás abran los ojos.

Un mártir, una mujer o un hombre muy sufrientes y sacrificados por los demás, pueden en realidad estar ejerciendo un gran control sobre el resto de los miembros de su familia, haciéndoles sentir culpables y no dejándoles libertad para liberarse de su influjo. A veces las víctimas tienen mucho más poder en la familia que el mandón exigente y gritón que parece ser (solo lo parece) el que tiene el poder y control del clan.

Regla de Deuda

Lo que una generación deja sin resolver, será la siguiente la que, inocente e inconscientemente, trate de resolverlo; así queda atrapada en temas o asuntos que no son en realidad su responsabilidad. Existe una transmisión transgeneracional de los problemas familiares que a veces crean una cadena de destinos difíciles o trágicos.

Lealtades Invisibles FamiliaresLos asuntos no resueltos de los sistemas familiares en generaciones anteriores y las injusticias cometidas dentro y fuera del sistema familiar pueden, inconscientemente, afectar la vida de las familias manifestándose en alguno o varios miembros del sistema, enfermedades inexplicables, suicidios, depresiones, relaciones conflictivas, trastornos físicos y psíquicos, dificultad para encontrar pareja, para prosperar económicamente y tener éxito en la vida, comportamientos compulsivos, etcétera.

Por ejemplo: Un niño nace como consecuencia de la muerte de otro. La madreLealtades Invisibles Familiares se empeñó en quedarse embarazada y luego se arrepiente y aborta prematuramente de forma consciente o inconsciente.

Pocos años después tiene otro hijo e incluso le pone el mismo nombre o parecido, que le hubiera puesto al hijo que no llegó a nacer. Este segundo niño, que si ha nacido, pagará por ello toda su vida… pues él vive gracias a la muerte de su hermano no nacido.

Posiblemente sea muy leal, de forma inconsciente, a su hermano muerto y siempre sienta que le falta algo, que no está completo elementos como la melancolía, la tristeza o conductas auto-destructivas le harán mucho daño, pues nota inconscientemente que no tiene derecho a la vida… ¿Qué derecho tengo yo a vivir si otro murió para que yo naciera? Y si el no paga la deuda, sus descendientes lo harán.

¿Qué puedo hacer si intuyo o sé que estoy tengo una lealtad familiar a un ancestro?

Para poder desentrañar los nudos familiares es fundamental, imprescindible,Lealtades Invisibles Familiares conocer el propio árbol genealógico, con el mayor lujo de detalles: conocer tanto los nombres, como las fechas de nacimiento y muerte, así como los abortos o posibles secretos familiares ocultos, que acabarán reapareciendo en las vidas de las generaciones posteriores.

Los abortos son extremadamente importantes, una vida que no llegó a SER siempre tiene consecuencias en nosotros y en los demás. Si viven con culpa, se debe hacer un duelo, darles su lugar en nuestra familia y no permitir que su energía, que suele estar colapsada e incorpora rabia y tristeza por haber sido olvidado, por no haber nacido, nos haga daño o se lo haga a nuestros hijos y nietos.

“Usemos nuestro pasado como trampolín no como sofá” – Alejandro Jodorowsky.

Eugenio Sánchez/Jenny Gonzáles

 

El copyright de las imágenes pertenecen a sus legítimos propietarios. Su exposición en este blog tiene solamente objetivos educativos. Para cualquier desavenencia escribir info@namastecalle.org especificando la lámina y será retirada

Fuente:

http://consejosdelconejo.com/2016/06/05/lealtades-inconscientes-familiares/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.